El Feng Shui se basa en utilizar cinco elementos básicos de la naturaleza para crear armonía en tus espacios. Se trata de equilibrar las energías positivas y negativas colocando los objetos de manera clave.

No te pedimos que creas ciegamente en esta milenaria tradición, pero lo que si te decimos es que el Feng Shui puede ayudarte a crear un entorno que refleje tu personalidad y te sientas a gusto.

En esta filosofía es indispensable que la energía positiva fluya, así que, lo mas importante y lo primero que debemos hacer, es deshacerse de todos los objetos que no necesitamos y limpiar. Hacer limpieza es imprescindible para que circulen las buenas vibraciones, evita la acumulación de polvo, por lo que mesas y repisas deben estar lo más despejadas posible para no saturarnos de información.

Pon atención especial al recibidor, el cual te dará la bienvenida a casa, coloca objetos que te hagan sentir bien, ya que necesitas dejar las malas energías afuera, por lo que un recibidor amplio y luminoso con algunas plantas te ayudará a lograrlo.

Los cinco elementos naturales básicos que deben equilibrarse son:

  • La Madera
  • El Fuego
  • El Agua
  • La Tierra
  • El Metal

Un ejemplo de como podemos equilibrar estos elementos puede ser una cocina con muebles de madera, de esta manera estamos contrarrestando el acero y aluminio de los electrodomésticos, agrupa los objetos decorativos por material en el que estén fabricados, así además de potenciar la energía del espacio, crearás efectos decorativos muy interesantes.

El agua podemos introducirla de diferentes formas, lo ideal sería tener un amplio jardín con una fuente que renueve las energías, pero de igual manera puedes colocar jarrones y floreros con agua y plantas (aunque no debes olvidar cambiarla frecuentemente).

El fuego se introduce a través de las velas, ya que queman las malas energías y ayudan a crear un espacio cálido de bienestar y confort eliminando lo negativo de cualquier ambiente, te recomendamos te des una vuelta en nuestros accesorios de decoración, tenemos diferentes velas que te van a encantar.

El elemento tierra se introduce mediante elementos fabricados con arcilla o barro cocido.

La orientación de los objetos es clave, las líneas imaginarias que generan los muebles nunca deben apuntar hacia donde suelen permanecer las personas. Para el Feng Shui las esquinas se vuelven puntos complejos y debemos suavizarlas por medio de la decoración para evitar que se atasque el Chi o flujo de energía vital.

Jamás coloques un espejo dirigido a una esquina, estos deben reflejar imágenes agradables, alguna pieza artística o también algún paisaje, de esta manera rebotará la energía positiva, tampoco coloques tu cama frente al espejo.

En tu comedor, no distribuyas las sillas de manera que den la espalda al acceso de la sala. Tener una mesa redonda fomenta la conversación entre los asistentes al mismo tiempo que evita lineas muy pronunciadas. Lo mismo pasa en la sala, evita poner un sofá de espaldas a la puerta y trata de crear un ambiente en forma de luna o media luna para propiciar encuentro positivos.

Los móviles y objetos colgantes ayudan al flujo del Chi, ya que obligan a mover la mirada hacia arriba y así obtener una perspectiva distinta.

Las plantas en nuestros espacios relajan y renuevan constantemente la energía. La recámara debe invitar a la relajación y al descanso, como el baño debe inspirar intimidad, así entendemos que cada espacio tiene su propia energía y no debe mezclarse, por ejemplo, se recomienda que la cocina tenga su propia puerta.

No olvides ventilar bien cada día y evita utilizar colores fuertes o muy fríos.

*Todas las imágenes son de Pinterest

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacío